La atención al bienestar emocional, un aspecto cada vez más valorado por los empleados de las empresas españolas

Los empleados valoran, cada vez más, las empresas que ofrecen coberturas especializadas en bienestar emocional y ayudas a la conciliación familiar

 

bienestar emocional empleados

Un estudio realizado por Oracle y Workplace Intelligence en 11 países en 2021, concluía que el 78% de los trabajadores afirmaba haber empeorado su salud mental durante la pandemia y según los últimos datos de la Encuesta Europea de Salud, difundidos por el INE, en España, a mediados de 2020 había 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo. Esta encuesta también indica que 1 de cada 2 problemas de salud mental de la población ocupada en España está relacionado directamente con el trabajo. La falta de equilibrio entre el ámbito personal y profesional, el aumento del estrés o la baja motivación son algunas de las consecuencias más palpables de una mala salud emocional en el trabajo.

La incorporación de herramientas que promueven y facilitan el teletrabajo y el entorno postpandemia han propiciado que los empleados valoren de forma muy especial disponer de tiempo para cuidar y disfrutar de la familia y prevenir situaciones de estrés que puedan afectar a su salud mental. De ahí que de manera cada vez más habitual, las personas que acceden a un nuevo trabajo o que ya están incorporadas al mercado laboral, valoren de forma muy especial un plan de bienestar adaptado a sus necesidades, no siendo “suficiente” un plan de salud “al uso”.

El bienestar familiar y mental son dos de los aspectos más valorados hoy en día por los empleados en los planes de salud corporativos en España y ya se han convertido en una de las herramientas básicas que las empresas españolas utilizan para fidelizar a sus empleados o para captar nuevo talento.

 

La adaptación, la clave más importante

En los últimos años la sociedad ha cambiado en más aspectos de los que podríamos haber imaginado. La capacidad de adaptación se ha convertido en un aspecto clave de nuestro día a día: en lo personal, en lo laboral, en lo familiar, etc. De ahí que también lo sea para las empresas que ahora, más que nunca, se encuentran con la necesidad de adaptarse a un nuevo entorno. Una adaptación que comporta ampliar los planes que ya se ofrecen incorporando políticas que facilitan la conciliación, mejorando las políticas de comunicación interna y también ofreciendo servicios que prestan apoyo en materia de bienestar emocional.

Algunas claves para conseguirlo

Además de estas “palancas”, necesarias para activar un buen plan de salud emocional, existen una serie de claves para potenciar la salud familiar y mental desde la organización y asegurar así el bienestar de los empleados.

Algunas de estas claves son:

  • Una comunicación clara y transparente. Una buena comunicación interna, transversal a todos los departamentos, es fundamental para fortalecer el bienestar laboral en las empresas. Compartir la información es vital para avanzar en tareas diarias o el conocimiento que puede ser de ayuda para la toma de decisiones.
  • Escucha activa. Resulta básico generar una relación cercana con los empleados, así como una buena comunicación. El proceso de empatía es especialmente importante con los equipos que trabajan a distancia, para poder conocer de manera constante cómo están o qué necesitan y alcanzar un buen ambiente laboral.
  • Es importante adaptar los modelos de trabajo híbridos, creando situaciones flexibles y fáciles para los trabajadores. Para aumentar el bienestar laboral y salud mental en las empresas, es de gran ayuda confiar en los colaboradores y permitirles organizar sus horarios y espacios según sus necesidades.
  • Vida personal y laboral. El desequilibrio entre estas dos áreas es una de las razones principales por las cuales se llega al “burn-out” o “síndrome del trabajador quemado”. Muchas empresas disponen de un servicio de asesoramiento disponible las 24 horas del día para ayudar a los empleados y a sus familiares en situaciones de estrés laboral.
  • Amortiguar el efecto “always on”. El aumento de la carga de trabajo puede generar altos niveles de estrés, lo que puede conducir a una baja productividad. Además, un exceso de horas de trabajo puede difuminar los límites entre la vida personal y la laboral influyendo negativamente tanto en el bienestar como en las relaciones sociales y familiares. Para evitar esta situación es importante favorecer la desconexión digital.

Es innegable que las cifras demuestran que el bienestar emocional de los empleados es fundamental para la empresa y que las nuevas generaciones de profesionales empujan en favor de una mayor consideración de este aspecto de su salud.

En este sentido, la inversión en el bienestar emocional se erige como uno de los pilares sobre los que fundamentar el compromiso de las personas con la empresa en la que prestan sus servicios.

 

Si quieres más información acerca de BH Bienestar, ¡contacta con nosotros!