evaluación de riesgos psicosocialesLa evaluación de riesgos psicosociales es clave para cualquier empresa. Para implantar políticas saludables en las empresas es esencial detectar los potenciales factores de riesgo psicosocial en el entorno de trabajo. Tan necesario como evaluar también la salud psicológica de los empleados.

La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) establece, como una obligación del empresario, planificar la actividad preventiva a partir de una evaluación inicial de los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

En esta evaluación de los riesgos laborales deben contemplarse también los de carácter psicosocial.

 

La evaluación de riesgos psicosociales

La evaluación psicosocial persigue el mismo objetivo que otros ámbitos de la prevención de riesgos laborales. Entre ellos: identificar factores de riesgo y establecer medidas de mejora para prevenir daños. Algunos de los instrumentos de medida más conocidos son el ISTAS-21 o el FPSICO. Y  nos permiten la detección de factores de riesgos psicosociales en la empresa.

Sin embargo, es importante destacar que estos instrumentos de medida sirven sólo para evaluar los factores de riesgo psicosocial. Es decir, que permiten detectar factores del entorno laboral con capacidad para generar daños psicosociales en los empleados. Pero es importante aclarar que no evalúan el estado psicológico real de los empleados. Es decir, no evalúan la salud psicológica de las personas en la empresa.

En este sentido, según el INE en 2017, el estrés y los trastornos psicológicos son  la segunda causa de baja laboral en nuestro país. Y según la OMS en el año 2020, estos serán la primera causa de baja laboral. Asimismo, según el INSHT el presentismo (entendiendo por ello, los trabajadores que acuden al trabajo y no están en plenas facultades para trabajar, en la mayoría de ocasiones por alteraciones psicológicas) genera unos costes para la organización que son más del doble que los del absentismo (es decir, aquellos costes causados por bajas laborales).

Entonces… ¿Por qué es importante evaluar la salud emocional de los empleados?

evaluación de riesgos psicosocialesEstos datos nos deben hacer reflexionar sobre la importancia de evaluar el estado psicológico y el bienestar emocional de los empleados.  Más allá del estudio de los factores de riesgo psicosocial, que por otro lado es necesario y obligatorio realizar en las empresas.

Desde nuestro punto de vista, el GHQ-28 (cuestionario de Salud General de Golberg) es una de las herramientas más eficientes y eficaces para una rápida valoración del estado psicológico de los empleados.

Este instrumento nos permite detectar con mucha precisión a los trabajadores que pueden presentar alteraciones psicológicas. Es decir, trastornos que están afectando a su salud,  a su  bienestar emocional y a su rendimiento. Detectar estas alteraciones precozmente es de vital importancia para la empresa. Dado que las bajas laborales causadas por estrés y otras alteraciones psicológicas son las de más larga duración, con una media superior a los 90 días.

La utilización de herramientas como el GHQ, por ejemplo durante las revisiones médicas anuales, permiten detectar y actuar sobre casos que de otra forma quedarían ocultos. Y que son aquellos que inicialmente generan presentismo para acabar, en la mayoría de los casos, en bajas laborales de larga duración.

Los factores psicosociales suponen una problemática que afecta tanto a los intereses personales como empresariales. Es decir, que afectan a la salud individual y a la organización. Por ello, más allá de evaluar e identificar los factores de riesgo psicosocial en el entorno de trabajo, es primordial también evaluar el estado psicológico de los empleados.  En resumen, porque es lo que nos va a determinar su estado de salud mental y, al mismo tiempo, su capacidad para rendir de manera óptima.