Las organizaciones que implementan fuertemente el coaching son 33% más eficaces

 

 

 

 

 

 

 

Las capacidades de la empresa y el desarrollo de las habilidades de sus empleados han de evolucionar con el tiempo. En el actual mundo laboral, el aprendizaje debe ser flexible y accesible a todo el que desee mejorar.

Una de las razones por las que el coaching no es tan habitual como debería ser, es la extendida creencia de que solamente es aplicable cuando hay un problema o una situación negativa a resolver.

Con el objetivo de construir una cultura de coaching dentro de las organizaciones, se debe animar a los empleados a reflexionar sobre su situación y la situación de su equipo de trabajo. Se debe trabajar para alcanzar un clima de confianza y de mejora constante.

En el lugar de trabajo, el coaching comienza a través de la identificación de los empleados más expertos y experimentados en un tema. Al capacitar a estos expertos en una materia concreta y apoyarles para captar las técnicas adecuadas de coaching, pueden guiar de manera eficaz a sus compañeros hacia una mejor situación.

Apoyo a la formación

Las organizaciones que implementan fuertemente el coaching son 33% más eficaces en la contratación de empleados y tienen un 30% más probabilidades de alcanzar mejores resultados de negocios.

Proporciona la ayuda necesaria para inculcar a los empleados determinadas habilidades y ayuda también a aplicar estas capacidades mejoradas, de manera adecuada.
Podríamos decir que, cuando se lleva a cabo correctamente, el coaching no solamente refuerza lo que los trabajadores han aprendido a través del entrenamiento. También aporta mejoras que de otra forma no conseguirían, a través de la retroalimentación constante.

Es un ejercicio de reflexión, cambio en la ejecución y seguimiento de los objetivos. La implementación del coaching en cualquier organización, otorgará una ventaja competitiva y una manera efectiva de operar en un entorno de constante cambio.

Fuente: Equipos & Talento.